Por qué me ausento (también llamada “La verdad de la milanesa.”)

Antes que nada, tengo que pedirles disculpas por el silencio de radio blog. Tuve dos meses bastante complicados personalmente. Juro que estuve todo el tiempo pensando en este que es mi bebé virtual.

“Entonces, ¿Por qué no le das bola al blog? Que mala madre…” Perdón, Lector Misterioso, pero no es cierto eso. El blog siempre está presente en mi mente y permanentemente anoto ideas para entradas. Pero cuando uno milita, estudia una carrera universitaria, y además labura siete horas por día de lunes a viernes, lo cierto es que cosas como un blog que recién empieza pasan a segundo plano. Y la verdad es que no me preocupa. El objetivo principal de este blog no es estresarme, sino todo lo contrario. Es dejarme una ventana abierta para publicar lo que quiera cuando quiera, para dejar que mi costado creativo que tanto me calma, fluya de forma productiva. Para dejar que mi cabeza llena de ideas fuertes pueda liberarse en forma de entradas. Y estos últimos dos meses no pude hacer nada de eso, desgraciadamente.

Lo único que pude hacer que no está relacionado a mis obligaciones fue leer un buen tramo de El Señor de los Anillos para el último #LeeConBUA, (¡AGUANTE #BUAFFINDOR!), irme de vacaciones por tres días, donde me compré libros que quiero leer y reseñar próximamente, y comprarme la cámara DSLR más linda del mundo. Se llama Lizzie. Estoy aprendiendo a entenderla y manejarla. ¡Deséenme suerte!

¡Y ahora, un par de anuncios! Les anticipo que tengo una receta de muffins que estoy perfeccionando y publicaré próximamente, en su versión chocolate negro/amargo y versión chocolate blanco para que los puedan teñir como se les cante. Por otro lado, también estoy perfeccionando el posible patrón de una medusa amigurumi. Les dejo la fotito más abajo. ¿Ven? No me olvidé de ustedes. ¡Si yo los quiero!

Bánquenme, por favor. Mi vida es, y cito a diversas personas muy cercanas a mí, “la más ocupada del mundo” (aunque creo que algunos me ganan, como la Crischu. Pero ella ya es palabra mayor.)

Anuncios

Inicios borrascosos

Empezar un blog debería ser una de esas cosas en la lista de cosas a hacer antes de morir. Ya saben. Como ‘plantar un árbol, escribir un libro, tener un hijo’. Plantar un árbol se complica en plena ciudad. Escribir un libro, ni hablar, siendo que mi vida, como la de muchos otros de mis co-ciudadanos, se encuentra sincronizada al ritmo de la metrópolis y ningún NaNoWriMo es suficiente para contenerme. Tener un hijo se complica para alguien, que como yo, no simpatiza por los órganos sexuales masculinos – es decir, para alguien que es lesbiana – y cuya novia vive en la actualidad en pleno Yankilandia.

Pero estoy dando más datos de mí misma que los que querría para una primera entrada. Sobre todo cuando recién nos estamos conociendo, y la lectura de un blog es como el comienzo de un romance: hay que mantener el misterio.

Por eso, volvamos al tema. Este blog buscará mantener mi cordura en tiempos que prometen ser revueltos. Para esto, el blog contará como espacio creativo con tutoriales (DIY), tejido, crochet, escritura, y mucho más.

Bienvenidos.